La Biblia desde el siglo XXI

El precio de mercado de un esclavo como José [1].

11.11.2023 00:00
Post siguiente -->

¿Alguna vez has reflexionado sobre la venta de José por parte de sus hermanos? ¿Fue un precio justo? ¿Por qué se pagó 20 piezas de plato por José? ¿Por qué no se pagaron 5, 10, 30 o 50? ¿Cómo llegaron al acuerdo de que 20 piezas de plata era el precio razonable que daba satisfacción a ambas partes de la transición?

Hoy reflexionaremos sobre este asunto:

La venta de José

El relato sobre la venta de José lo encontramos en Génesis capítulo 37, aunque el episodio que cuenta la traición de los hermanos de José y la venta a los mercaderes Ismaelitas está entre los versículos 18 y 28, ambos incluidos:

"Cuando ellos lo vieron de lejos, antes que llegara cerca de ellos, conspiraron contra él para matarle. Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador. Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna, y diremos: Alguna mala bestia lo devoró; y veremos qué será de sus sueños. Cuando Rubén oyó esto, lo libró de sus manos, y dijo: No lo matemos. Y les dijo Rubén: No derraméis sangre; echadlo en esta cisterna que está en el desierto, y no pongáis mano en él; por librarlo así de sus manos, para hacerlo volver a su padre. Sucedió, pues, que cuando llegó José a sus hermanos, ellos quitaron a José su túnica, la túnica de colores que tenía sobre sí; y le tomaron y le echaron en la cisterna; pero la cisterna estaba vacía, no había en ella agua.

Y se sentaron a comer pan; y alzando los ojos miraron, y he aquí una compañía de ismaelitas que venía de Galaad, y sus camellos traían aromas, bálsamo y mirra, e iban a llevarlo a Egipto. Entonces Judá dijo a sus hermanos: ¿Qué provecho hay en que matemos a nuestro hermano y encubramos su muerte? Venid, y vendámosle a los ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre él; porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne. Y sus hermanos convinieron con él. Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y les vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto".

(Génesis 37:18-28. Versión Reina-Valera 1960)

Está claro que la mención a la esclavitud en este pasaje es totalmente coherente con las practicas sociales de aquellas épocas. Eso no tiene mucho interés en ser destacado. Pero hay un detalle en la venta de José que sí me ha llamado la atención, el cual es muy significativo por su coherencia con textos históricos de otras culturas antiguas, y también de otros relatos bíblico. Me refiero al precio que se pagó por José: 20 piezas de plata.

 

La "moneda" usada para el pago

El texto que nos ocupa no menciona ninguna moneda en particular. Básicamente porque por aquel entonces no se acuñaban monedas. Las monedas se empezaron a acuñar en el siglo VII antes de Cristo. Hasta entonces se utilizaban trozos de metal: oro, plata, bronce y cobre. Para intercambios habituales solían ser barritas o aros. Para intercambios excepcionales, supongo que usarían más bien lingotes, pues no imagino pagar un talento de unos 30 Kg con barritas de unos 10 gramos o poco más que pesaban los siclos.

Es de interés el que, por aquellos tiempos, antes de la acuñación de monedas, el dinero “no se contaba”, sino más bien “se pesaba”; como por ejemplo cuando Abraham compró un terreno para sepultar a Sara, su esposa: “Entonces Abraham se convino con Efrón, y pesó Abraham a Efrón el dinero que dijo, en presencia de los hijos de Het, cuatrocientos siclos de plata, de buena ley entre mercaderes” (Génesis 23:16). En el fondo, el siclo (al igual que otras unidades dinerarias) era una medida de peso, que se asimiló a dinero por su “capacidad” de mantener valor “constante”. Este valor lo establecía el metal del que se tratase (oro y plata fundamentalmente) y la masa que contenía la unidad monetaria. ¿Por qué pesar las unidades monetarias? Sencillamente porque su peso, y por tanto su valor, ni era exacto ni estaba garantizado. No era exacto, porque no era fácil conseguir la referencia teórica de peso. Y no estaba garantizado porque era fácil “mutilar” un poco las barritas o aros de forma que en la transacción se escamotearan algunos gramos de meta. Y bueno, aun descartando la picaresca del robo por “mutilación”, también se daban variaciones de peso por el desgaste que provocaba el uso continuado de las piezas de metal.

Como acabamos de ver, pocas décadas antes de la venta de José, su tatarabuelo Abraham ya utilizó una unidad dineraria concreta: el siclo. Aunque la nación hebrea utilizó el siclo como unidad dineraria, en tiempos de Jacob, cuando sus hijos vendieron a José, no existía un siclo hebreo. No hay que olvidar que el pueblo hebreo aún tendría que esperar unos cuantos cientos de años para salir de la esclavitud en Egipto y fundar su propio estado con todo el aparato administrativo propio de cualquier gobierno: jefe de gobierno, ejercito, ministerios, etc., así como pesas y dinero nacional (aunque cuando lo establecieron, se “inspiraron” en las unidades dinerarias que habitualmente circulaban entre las naciones cercanas).

Entre la compra del terreno para la sepultura de Sara y la venta de José pasaron unos 130 años (ver nota al final del post), así que lo más probable es que esas piezas de plata del precio de venta que menciona el versículo 28 de Génesis 37 fuesen siclos. Por otra parte, tampoco tenían muchas más alternativa. El siclo se mantuvo como unidad de referencia en peso y dinero hasta después del cautiverio. En Éxodo 30:11-16, cuatro siglos y medio más tarde, también se utiliza el siclo cuando Dios consigna a Moisés las cantidades que debían ofrendar cada israelita contado en el censo.

 

Así, pues, aunque en Génesis no se especifica el nombre de las piezas de plata que se usaron para la venta de José, podemos estar seguros de que eran siclos los que pagaron los ismaelitas a los hermanos de José. Y es gracias a esa referencia dineraria, y la cantidad abonada (20 piezas de plata = 20 siclos), que podemos comparar con otras referencias históricas para comprobar si realmente el relato de Génesis 37 es coherente con el contexto histórico de la zona: con el precio de mercado de los esclavos. 

En el siguiente post continuaré con el tema.

 


 

Nota : 

Los 130 años transcurridos entre la compra del terreno para la sepultura de Sara y la venta de José salen de las siguientes cuentas:

Abraham compra el terreno para sepultar a Sara a sus 137 años (Sara murió a los 127 años [Génesis 23:1], y se llevaba 10 años con Abraham [Génesis 17:17]).

Cuando nació Isaac, Abraham tenía 100 años (Génesis 21:5), por lo que Isaac tenía 37 años cuando se compró la tumba de Sara (137-100=37).

Jacob nació cuando Isaac tenía 60 años (Génesis 25:26), es decir, que nació 23 años después de la compra de la tumba (60-37=23).

Según esto, y dado que Jacob llegó a Egipto a sus 130 (Génesis 47:8-9), a la llegada a Egipto ya habían pasado 153 años desde la compra de la tumba de Sara (23+130=153).

A estos 153 años que pasaron entre la compra del terreno para la tumba de Sara y el encuentro Jacob con su poderoso hijo José, gobernante de Egipto es preciso restarle años para llegar a la fecha aproximada en la que fue vendido: Primero, los 2 años que pasaron entre el fin de los años de abundancia y el momento en el que los hermanos de José fueron a Caná para recoger a Jacob y llevarle a Egipto (Génesis 45:4-6,9). Luego los 7 años de abundancia durante los cuales José estuvo gobernando y acaparando alimentos para cuando llegasen los años de escasez Egipto (Génesis 41:46-48). Y por último los 13 años durante los que José sufrió esclavitud hasta que fue presentado a Faraón para interpretarle los suelos de las vacas gordas y las vacas flacas. Para conocer estos años también hay que hacer una pequeña resta: a 30, los años que tenía José cuando fue presentado a Faraón (Génesis 41:46), es preciso restarle los 17 años que tenía cuando fue vendido (Génesis 37:2…). Esto es: 30-17=13.

Así, pues, tenemos: 153-2-7-13 = 131 años que aproximadamente pasaron entre la compra del campo para el enterramiento de Sara y la venta de José. Transacciones que con toda probabilidad se realizaron con el mismo tipo de piezas de plata: siclos.

 

(El 09/11/2023 todos los enlaces incluidos en este post estaban activos.)

Post siguiente -->

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

7.715.025 Páginas visitadas
2.031.416 Total visitas
≈609.424 Visitantes únicos

 

El 03/12/2022 biblicamente.org recibió notificación de calificación como “sitio web de alto impacto”:

Puede consultar los criterios de selección que utiliza Gitnux para realizar la calificación en el siguiente enlace:

Gitnux: Crieterios de selección.

 

Un versículo para hoy

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode