La Biblia desde el siglo XXI

Disciplinando a los hijos: castigos, correcciones e incentivos

14.07.2023 00:00

Cierta circunstancia que no merece la pena referirla en este post me ha llevado a la reflexión sobre la disciplina en los hijos. Nada hay mejor para centrar cualquier tema y concretarlo que el expresarlo por escrito. Esto es lo que hago y aprovecho para incluirlo en la sección “Revisión de Conceptos” de bíblicamente.org.

Dado que los términos disciplina, castigo y corrección se suelen emplear muy a menudo como sinónimos, comienzo el post repasando los sentidos en los que utilizo las palabras relacionadas:

 

Delimitando el uso de las palabras

Disciplina

Conjunto de acciones tendentes a formar el carácter y la moral de los hijos.

Castigo

Acción disciplinaria de carácter violento (tortazo, pellizco, …) o de privación de situaciones gratas (no ver tele, no asistir a campamentos, no salir con amigos, …). El aspecto negativo más destacable de los castigos son la percepción que de ellos se tienen: son vistos como “penas” que se imponen por incumplimiento de normas. Probablemente esto es debido a que los castigos se caracterizan por la respuesta inmediata al hecho que se pretende corregir en el hijo, privando, por tanto, la posibilidad de reflexión y adecuación al caso que se pretende corregir.

Correctivo

Da la impresión de que sólo es una palabra “políticamente más correcta” que la palabra castigo, pero que en el fondo es lo mismo. Ni mucho menos. La verdad es que el correctivo, aunque también sea ingrato para el hijo y a veces utilice los mismos medios que el castigo, se caracteriza fundamentalmente por la reflexión previa de los padres en un intento de adaptar la acción correctiva al carácter del hijo y al tipo de “infracción” que comete. Como fruto de esa reflexión, el correctivo incluye (o debe incluir) la explicación al hijo del “porqué” es necesario y la relación que tiene con su mal comportamiento. Este carácter de acción “reflexionada” exige a veces distanciar la aplicación del hecho que se quiera corregir en el hijo; aunque esta dilación no debe alargarse, pues es importante que el hijo asocie sin posibilidad de equívoco el correctivo con el mal comportamiento que se quiere enmendar. Normalmente no incluye acciones violentas; aunque a veces son necesarias.

Incentivo

Al contrario de las anteriores acciones disciplinarias, que suelen ser posteriores a la manifestación del mal comportamiento, los incentivos se anticipan, procurando que sean los buenos comportamientos los que evitan situaciones de mal comportamiento. Los incentivos pueden ser “recompensas” gratas para los hijos consecuentes a acciones positivas por ellos realizadas, o situaciones privilegiadas que dejan de aplicarse en caso de malos comportamientos. También recojo en esta categoría de incentivos el establecimiento de marcos que faciliten la adquisición de buenos hábitos.

Principios generales que deben regir toda acción disciplinaria:
  • Canalizar cualquier acción desde el amor al niño, y nunca como reacción surgida del enojo.
  • Velar por la felicidad del hijo “a largo plazo”. Considero erróneo el evitar acciones disciplinarias porque supongan momentos desagradables para el hijo. Es mejor un “mal trago” ahora, que no un futuro “ahogo” social como consecuencia del desarrollo de un carácter conflictivo.
  • Adecuar las acciones a la edad. Cuando escribo este post estoy pensando en niños que ya tienen capacidad de razonamiento, a partir de los 5 años más o menos.
  • Ser consecuentes: Ante situaciones similares, pautas similares. Ante comportamientos semejantes, correctivos o recompensas semejantes.

 

Pautas para el establecimiento de incentivos
  • Evitar o minimizar las malas influencias: amistades que puedan incentivar malos comportamientos, familiares “tolerantes” junto a los cuales los niños tengan ocasión de “cultivar” malos hábitos, programas de televisión donde se muestren e incluso hagan apología de malos comportamientos, etc.
  • En sentido contrario, promover la amistan con personas que puedan ser buena influencia. Promover la participación en círculos donde se practiquen buenos hábitos: iglesias, excursiones, clubs, … Importante: la elección del colegio.
  • Establecer recompensas para acciones positivas que sean dignas de cultivar en el carácter del niño.
  • Establecer prácticas deseables de las que el niño pueda ser privado como correctivo en situaciones de malos comportamientos: pagas, visitas periódicas a entornos deseable, comidas especiales en fechas concretas, etc.
  • Cultivar en el niño el “orgullo” de hacer las cosas correctamente (Recodad el dicho: “Cría fama y échate a dormir”).

 

Pautas para la aplicación de correctivos
  • No reaccionar “en caliente”, salvo que la situación lo exija. Antes de aplicar el correctivo, “darse” unos momentos de meditación y evaluación del caso, meditar sobre la justificación del correctivo.
  • No demorar mucho la aplicación del correctivo. El niño debe poder asociarlo con el mal comportamiento que se quiere enmendar. Un correctivo retardado pierde eficacia.
  • Explicar al niño las razones por las que es conveniente aplicar un correctivo, pero antes...
  • ... Dar la oportunidad al hijo de explicar su mal comportamiento. Puede que ese mal comportamiento sea consecuencia de una buena intención, aunque mal encaminada. Esta explicación puede ser una buena “entrada” para explicar al niño las razones del correctivo.
  • Evitar la humillación del niño. Procurar evitar el correctivo en público. Jamás ridiculizar al niño.
  • Salvaguardar el orgullo del niño. Un orgullo herido es abono de rencores y futuros malos comportamientos. Si es preciso, idear un escenario que “explique” el mal comportamiento, pero que no lo “justifique”. La imposibilidad de justificación será la base para explicar la aplicación del correctivo.
  • Dar prioridad a la privación de privilegios, que no la aplicación de correctivos físicos (golpes, pellizcos, etc.).
  • Nunca establecer semejanzas con “otros niños que tienen buenos comportamientos”. Esto origina rencores.
  • Tras la aplicación del correctivo, y durante el mismo, dar muestras de cariño: Mostrar verbal y gestualmente el aprecio y valoración que se tiene del niño.

 

Pautas para la aplicación de castigos

Solo una pauta: Nunca castigar en el sentido explicado al inicio del post. Los padres no son jueces que aplican penas por malos comportamientos. Son educadores del carácter y la moral de sus hijos, que, bajo el manto del amor, sólo aplican correctivos que guardan estrecha relación lógica y psicológica con el mal comportamiento que se quiere erradicar.

 

Algunos versículos a considerar

Porque el Señor disciplina al que ama, como el padre al hijo a quien quiere”. (Proverbios 3:12).

Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. (Proverbios 22:6).

Disciplina a tu hijo mientras hay esperanza; si no lo haces, le arruinarás la vida”. (Proverbios 19:18).

La necedad está ligada en el corazón del muchacho; más la vara de la corrección la alejará de él”. (Proverbios 22:15).

Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma”. (Proverbios 29:17).

La vara y la corrección dan sabiduría; más el muchacho consentido avergonzará a su madre”. (Proverbios 29:15).

El que no corrige al hijo, lo odia; el que lo ama, lo disciplina a tiempo”. (Proverbios 13:24).

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”. (Efesios 6:4).

Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten”. (Colosenses 3:21).

Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?” (Hebreos 12:7)

 

Nota: Si observas que falta alguna pauta, o consideras que hay que corregir el enfoque en algún punto, te ruego que me lo hagas saber escribiéndome a esta dirección: informacion@biblicamente.org

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

7.715.025 Páginas visitadas
2.031.416 Total visitas
≈609.424 Visitantes únicos

 

El 03/12/2022 biblicamente.org recibió notificación de calificación como “sitio web de alto impacto”:

Puede consultar los criterios de selección que utiliza Gitnux para realizar la calificación en el siguiente enlace:

Gitnux: Crieterios de selección.

 

Un versículo para hoy

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode