La Biblia desde el siglo XXI

Las inscripciones de Ezequías en la piscina de Siloé y en la fuente de Gihón

30.12.2022 00:00

Se ha presentado recientemente un importante descubrimiento que confirma la historicidad de los relatos bíblicos. Se trata de una relación de hechos atribuidos al rey Ezequías grabados en piedra. Según los expertos en arqueología bíblica estamos ante uno de los hallazgos más importantes descubiertos últimamente, tanto por la extensión del texto, como por la antigüedad y precisión en los datos que aporta.

Una buena parte del contenido ya fue descubierto hace cerca de siglo y medio, pero en aquella ocasión no se tuvo conciencia de toda la riqueza del escrito.

 

La “historia” de estas inscripciones se puede resumir así:

Poco antes del año 700 antes de Cristo el rey Ezequías ordena perforar un túnel para abastecer de agua a Jerusalén como medida preventiva ante el muy posible ataque del rey asirio Senaquerib. Este túnel recogía agua de la fuente de Gihón y tras aproximadamente medio kilómetro, la vertía en la piscina de Siloé, también construida por Ezequías. Por aquellas fechas, se grabó la inscripción que fue descubierta en el siglo XIX.

Concretamente en 1880 se descubrió texto grabado hacia el final del túnel, cerca de la piscina de Siloé. La porción de piedra donde estaba la inscripción fue arrancada en un intento de robo, pero las autoridades del antiguo Imperio Otomano evitaron el expolio y trasladaron la inscripción al museo arqueológico de Estambul

En el sitio donde se encontraba originalmente la inscripción existe hoy día una placa con el siguiente texto: “Usted está parado en el lugar donde fue encontrada la inscripción del Siloé escrita hace aproximadamente 2700 años durante el reinado de Ezequías”. En aquella ocasión, parte del contenido sí fue interpretado, pero no todo, como más adelante veremos.

En 1909 Louis-Hugues Vincent descubrió en el otro extremo del túnel, cerca del manantial de Gihón, un marco grabado, pero sin contenido en la superficie interior. Al menos, esto es lo que pensó Louis-Hugues, e interpretó que sería una superficie preparada para recibir alguna inscripción que definitivamente no se realizó.

 

En fechas actuales, los arqueólogos Eli Shukron y Gershon Galil, descubren que lo que Louis- Hugues Vincent pensaba que era un simple marco de piedra en espera de ser grabado, en realidad contenía una inscripción muy deteriorada por la erosión. Este texto consta de 11 líneas, 64 palabras y 243 letras, y su traducción es la que sigue:

Ezequías, hijo de Acaz, rey de Judá,

hizo el estanque y el conducto.

En el decimoséptimo año, en el segundo (día), en el cuarto (mes),

del rey Ezequías, el rey trajo

el agua a la ciudad por un túnel, el rey condujo

el agua al estanque. Hirió a los filisteos

de Ecron a Gaza y colocó allí el Oreb del

ejército de Judá. Rompió las imágenes y rompió en pedazos el Nehustán

y quitó los lugares altos y cortó la Asera. Ezequías, el re

acumuló en todas sus casas tesoros y en la casa de YHWH

mucha plata y oro, perfumes y buen ungüento.

 

Los mismos arqueólogos descubren también algo en relación a la inscripción aparecida en 1880 cerca de la piscina de Siloé:

Por un lado, examinaron las fotografías de alta calidad de la inscripción original de Siloé situada en el Museo Arqueológico de Estambul. Descubrieron que contenía 2 líneas más de texto que el que hasta ahora se conocía. Pero eso no es todo, puesto que también descubrieron debajo del sitio del que arrancaron la piedra que actualmente está en Estambul otras cinco líneas más de texto que pasaron desapercibidas por los ladrones que en el siglo XIX intentaron robar los grabados que acabaron en el museo.

Así, pues, queda claro que la inscripción original cercana a la piscina de Siloé en realidad constaba de 13 líneas y 428 letras; bastante más de las 6 líneas que hasta ahora se conocían.

 

En resumen, esto es lo que tenemos:

Por un lado, un texto grabado en piedra en los inicios del túnel de Ezequías, cerca del manantial de Gihón. Hasta ahora este texto era desconocido, pues se pensaba que era un marco envolvente de una superficie preparada para ser tallada. El texto en 11 líneas menciona expresamente a Ezequías y a su padre Acaz, así como la fecha de la construcción del túnel y la piscina, su victoria sobre los filisteos, la destrucción de Nehustán (la serpiente que al final acabaron adorando los israelitas) y el derribo de los altares paganos y la imagen de la diosa Asera, y una mención a sus riquezas.

Por otra parte, otro texto, pero tallado hacia el final del túnel, por la zona que desemboca en la piscina de Siloé. Actualmente este texto está dividido en dos partes: Una de ellas se encuentra expuesta en el Museo Arqueológico de Estambul y se corresponde con el trozo de piedra arrancado de su ubicación original. De esta inscripción ya se conocían 6 líneas, pero recientemente los arqueólogos Eli Shukron y Gershon Galil han descubierto que en realidad hay ocho líneas. La otra parte de la inscripción original sigue en el túnel debajo del trozo de piedra arrancado por los ladrones. Son cinco líneas de texto que no fueron vistas por los ladrones. Estas líneas, junto con lo que se expone en Estambul, completan la inscripción que se grabó en la desembocadura del túnel de Ezequías cuando el rey ordenó grabarlas.

 

¿Qué es lo que aporta el descubrimiento de Shukron y Galil? 

La novedad de este descubrimiento es la mención expresa a Ezequías, tanto en el grabado descubierto cerca del manantial de Gihón, como en las líneas ignoradas anteriormente del grabado que estaba cerca de la piscina de Siloé. Ambos textos ahora descubiertos apoyan de forma indiscutible la historicidad de la Biblia e, indirectamente, su singularidad.

 

Como es habitual en todas las inscripciones que dejan los poderosos, cuentan sus logros, pero nada mencionan de sus fracasos. Es lo hacían los Faraones, que alardeaban de sus triunfos, pero callaban sus derrotas. Este es un detalle que ignoran xxxxxxxxmente los que afirman que el Éxodo es una fábula porque lo egipcios nada dicen de la fuga de los esclavos hebreos (puedes repasar las evidencias del Éxodo pinchando aquí).

La Biblia en cambio, registra tanto los éxitos como los fracasos, lo que la hace singular por lo infrecuente de esta claridad. Y el hecho de que el rey judío Ezequías alardee en sus inscripciones sólo de sus buenos logros, es un buen detalle que contrasta con la transparencia de la Biblia y destaca su singularidad.

 

La noticia en The Jerusalem Post.

 

(El 28/12/2022 todos los enlaces incluidos en este post estaban activos).

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

8.103.212 Páginas visitadas
2.205.965 Total visitas
≈661.789 Visitantes únicos

 

El 03/12/2022 biblicamente.org recibió notificación de calificación como “sitio web de alto impacto”:

Puede consultar los criterios de selección que utiliza Gitnux para realizar la calificación en el siguiente enlace:

Gitnux: Crieterios de selección.

 

Un versículo para hoy

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode