La Biblia desde el siglo XXI

Jericó (3): La abundancia de alimentos

13.02.2022 00:00
<-- Primer post de esta serie
<-- Post anterior Post siguiente -->
Lista de los post sobre historicidad del Éxodo

Tras comentar el derribo de las murallas de Jericó (dos posts más atrás) y el posterior incendio de la ciudad, terminaba el post anterior afirmando que aún hay más elementos que confirman la historicidad del relato bíblico sobre la conquista de Jericó.

En este post revisaremos las implicaciones que tienen las tinajas llenas de granos que descubrieron los arqueólogos Garstang y Kenion entre los restos de las casas según cuenta .

Cuenta Brian Wood sobre el minuto 1:34:50 del documental “Patrones de evidencia: EL éxodo”: “Dentro de la ciudad apareció algo sorprendente. Tanto Garstang como Kenion encontraron en las casas una gran cantidad de Vasijas llenas de grano”. (Al final del post hay enlace al documental).

 

¿Qué implicaciones tiene este hecho?

 

Un corto asedio

El que las casas de Jericó tuviesen muchas vasijas llenas de grano es un indicativo indiscutible de que el asedio no fue largo. De haber sido largo, los suministros de alimentos se habrían agotado.

Jericó estaba bien fortificada para el tipo de armamento que tenían disponible en aquellas fechas. De hecho, la conquista empezó como cualquier otra de la época:

  1. Espionaje (Josué 2:1, 23.-  “Josué hijo de Nun envió desde Sitim dos espías secretamente, diciéndoles: Andad, reconoced la tierra, y a Jericó. Y ellos fueron, y entraron en casa de una ramera que se llamaba Rahab, y posaron allí. […] Entonces volvieron los dos hombres; descendieron del monte, y pasaron, y vinieron a Josué hijo de Nun, y le contaron todas las cosas que les habían acontecido”.)
  2. Avance hasta el objetivo a conquistar (Paso del Jordán. Josué 3:1, 4:19.- “Josué se levantó de mañana, y él y todos los hijos de Israel partieron de Sitim y vinieron hasta el Jordán, y reposaron allí antes de pasarlo. […] Y el pueblo subió del Jordán el día diez del mes primero, y acamparon en Gilgal, al lado oriental de Jericó”).[Nota: El mes primero en al calendario israelita de aquella época era el mes Nisan, que coincidía con el inicio de la primavera. Ver en Wikipedia].
  3. Preparación de la tropa (reposo hasta sanación tras circuncisión: Josué 5:2,8.- “En aquel tiempo Jehová dijo a Josué: Hazte cuchillos afilados, y vuelve a circuncidar la segunda vez a los hijos de Israel. […] Y cuando acabaron de circuncidar a toda la gente, se quedaron en el mismo lugar en el campamento, hasta que sanaron”).
  4. Confinamiento de Jericó para imposibilitar la entrada de suministros o la salida para petición de ayuda (Josué 6:1.- “Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía).

Ese aislamiento físico de la ciudad hubiese podido mantenerse bastante tiempo, pues como indican las tinajas llenas de cereales, los “jericontinos” (habitantes de Jericó) disponían de suficientes alimentos como para resistir muchos meses antes de ceder a la rendición por hambre.

Pero en los planes de Dios no cabían muchas dilaciones, así que puso en marcha un plan alternativo al tradicional asedio y victoria por desfallecimiento de la población (Josué 6:2 y siguientes). Ya vimos en este anterior post que el asedio definitivo sólo duró 7 días, tras los cuales las murallas de Jericó cayeron, sin necesidad de catapultas, balistas, tabuquetes, rampas, arietes u otras máquinas de asedio.

Pero sí es cierto que los jericontinos quedaron confinados dentro de sus propias murallas pocos después del paso del Jordán y antes de la trágica semana que culminó con la caída de la muralla, aunque no por muchas semanas.

Hasta pocos días después de que los israelitas cruzasen el Jordán, los jericontinos podían trajinar entrando y saliendo por las puertas de la ciudad. Sólo cuando los israelitas se plantaron en las proximidades fue cuando quedaron definitivamente confinados, sin poder entrar ni salir (Josué 6:1.- “Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía”).

¿Cuánto duró aquel periodo de confinamiento?

Según leemos en el libro de Josué, antes de emprender la ofensiva armada Dios ordenó a Josué que circuncidara a todo varón. Y es que este rito no se practicó durante los 40 años de tránsito por el desierto (Josué 5:4.- “Esta es la causa por la cual Josué los circuncidó: Todo el pueblo que había salido de Egipto, los varones, todos los hombres de guerra, habían muerto en el desierto, por el camino, después que salieron de Egipto”).

Sólo los menores de 40 años no estaban circuncidados, pero Dios “no se andó con chiquitas” (o “anduvo”, como gusta a los académicos del castellano) por lo que ordenó que todos los varones fuesen circuncidados (Josué 5:2.- “En aquel tiempo Jehová dijo a Josué: Hazte cuchillos afilados, y vuelve a circuncidar la segunda vez a los hijos de Israel”.)

Las circuncisiones, con el posterior periodo de recuperación, supondrían como mucho un mes (la recuperación completa de una circuncisión no pasa de las 2 semanas). Si a esto añadimos la semana que los israelitas estuvieron marchando fuera del perímetro de la muralla (ver dos posts más atrás), podemos considerar que los jericontinos no pasaron más de mes y medio confinados dentro de sus propios muros. En seis semanas no se agotan los cereales recolectados poco tiempo antes (como más adelante veremos), lo cual está en perfecta coherencia con las vasijas llenas de granos encontradas por los arqueólogos en las casas de Jericó.

 

Una cosecha reciente

La misma evidencia de las vasijas llenas de granos muestra también otro aspecto que confirma el relato bíblico:

Hemos de pensar que la cosecha de cereales la hicieron los jericontinos poco antes de la destrucción de la ciudad, puesto que las vasijas de todas las casas estaban bastante llenas. Bueno, al menos de las casas que inspeccionaron los arqueólogos, pues esto es lo que afirma Brian Wood cuando Timothy P. Mahoney le pregunta: “¿se encontró grano por toda la ciudad?”, a lo que responde Brian Wood: “Si, en todas las casas que excavaron hallaron tinajas llenas de grano” (minuto 1:35:50 del documental aproximadamente).

Y también esta conclusión es a la que llega John Bimson: ““Las tinajas estaban bastante llenas, lo que daba a entender que la cosecha se había recolectado hacia muy poco” (minuto 1:35:01).

¿Qué relación tiene con la historicidad de la Biblia el hecho de que la destrucción de Jericó fuese poco después de la recogida de la cosecha? Pues ni más ni menos que en el relato del paso del Jordán, realizado poco antes de la toma de Jericó, se explica que sucedió durante el tiempo de la siega. Leemos en Josué 3:15.- “Cuando los que llevaban el arca entraron en el Jordán, y los pies de los sacerdotes que llevaban el arca fueron mojados a la orilla del agua (porque el Jordán suele desbordarse por todas sus orillas todo el tiempo de la siega)”. Este detalle también lo menciona John Bimson hacia el minuto 1:35:08.- “Y en la Biblia se habla que aquello tuvo lugar en algún momento de la primavera. Y allí, en el Valle del Jordán es justo en primavera cuando se recoge la cosecha de cereales”.

Y Brian Wood aporta otra referencia interesante: el hecho de que los israelitas celebrasen la Pascua Judía poco antes de la toma de Jericó. Explica hacia el minuto 1:35:19 “Cuando los israelitas cruzaron el Jordán, lo primero que hicieron fue celebrar la pascua judía. ¿Y cuándo es la pascua? Pues en primavera”. Leámoslo en Josué 5:10-11 : 

Y los hijos de Israel acamparon en Gilgal, y celebraron la pascua a los catorce días del mes, por la tarde, en los llanos de Jericó. Al otro día de la pascua comieron del fruto de la tierra, los panes sin levadura, y en el mismo día espigas nuevas tostadas”.

En esos versículos vemos, por un lado, que el episodio de la toma de Jericó sucedió en primavera, puesto que, tras pasar el Jordán, y antes de la conquista de la ciudad, los israelitas celebraron la Pascua Judía, la cual festejan en primavera (leer en Wikipedia). Por otra parte, queda también confirmado que estos acontecimientos sucedieron durante o poco después de la siega. De ahí que pudiesen comer "...espigas nuevas tostadas".

 

Resumiendo

Algo tan "vulgar" como tinajas llenas de granos es suficiente para confirmar la historicidad de la Biblia, puesto que avalan el relato bíblico sobre la toma de Jericó en base a:

La confirmación del corto asedio que ocasionaron los israelitas a los jericontinos.

La confirmación de la época en que se produjo: Poco después de la siega de primavera.

 

Pues bien, aún queda otra evidencia que confirman la historicidad del relato bíblico de la toma de Jericó que muestra Timothy Mahoney en su documental “Patrones de evidencia: EL Éxodo”. Seguiremos con ella en el próximo post sobre esta serie. 

 

Enlace al documental : "Patrones de evidencia: El Éxodo".

 

<-- Primer post de esta serie
<-- Post anterior Post siguiente -->
Lista de los post sobre historicidad del Éxodo

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

7.715.025 Páginas visitadas
2.031.416 Total visitas
≈609.424 Visitantes únicos

 

El 03/12/2022 biblicamente.org recibió notificación de calificación como “sitio web de alto impacto”:

Puede consultar los criterios de selección que utiliza Gitnux para realizar la calificación en el siguiente enlace:

Gitnux: Crieterios de selección.

 

Un versículo para hoy

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode