La Biblia desde el siglo XXI

Jericó (2): El fuego

30.01.2022 00:00
<-- Post anterior Post siguiente -->
Lista de los post sobre historicidad del Éxodo

Visto el derrumbe de la muralla de Jericó en el anterior post, nos queda revisar otras evidencias que también confirman la intervención de los israelitas en el asalto a la ciudad. Sigamos, pues, con el tema:

La destrucción por el fuego

El infortunio de los “jericontinos” (habitantes de Jericó) no acabó con la caída de los muros. Más bien ahí comenzaron sus calamidades. Leemos en Josué 6:20-21 “… y el muro se derrumbó. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron. Y destruyeron a filo de espada todo lo que en la ciudad había; hombres y mujeres, jóvenes y viejos, hasta los bueyes, las ovejas, y los asnos”.

Una pequeña digresión: Hubo una excepción a toda esa masacre, que más acabaremos viendo en detalle. Pero salvo esa excepción, toda Jericó fue masacrada, lo cual seguramente hace pensar a más de uno “¡Cómo es posible que un Dios bondadoso permita semejante atrocidad!”. Bueno, no sólo lo permitió, sino que en la misma Biblia podemos leer que incluso lo ordenó en ocasiones, como por ejemplo en Deuteronomio 20:16. Este es un tema interesante, pero que no toca comentarlo en este post. Sólo apuntar que, en el fondo, es una prueba más de la autenticidad de la Biblia. La Biblia no sólo expone los hechos “bonitos” y gratos de oír, sino que cuenta la realidad tal cual fue.

Siguiendo con “los trabajos” de los israelitas tras el derribo de la muralla, leemos en Josué 6:24.- “Y consumieron con fuego la ciudad, y todo lo que en ella había; solamente pusieron en el tesoro de la casa de Jehová la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro”.

¡El fuego! Esa fue la “firma” con la que Josué y los israelitas “certificaron” la autoría de la conquista de Jericó. Más bien las consecuencias del fuego: los restos calcinados.

Pues bien, los arqueólogos han encontrado esa firma. Cuenta Brian Wood sobre el minuto 1.33.20 del documental "Patrones de evidencia: El Éxodo": “Luego, la Biblia dice que prendieron fuego a la ciudad, lo que se corresponde exactamente con los hallazgos que apuntan a que Jericó fue consumida por las llamas. A Kenyon no le cabía duda de que intramuros de la ciudad las paredes de las casas también se habían derrumbado, lo mismo que defendía que los muros cayeron antes de propagarse el fuego. Así que estaríamos ante la secuencia de acontecimientos que describe la Biblia, en donde se dice que primero cayeron los muros, y luego, los israelitas incendiaron la ciudad”.

Y un poco más adelante, la voz en off aclara: “Las prospecciones en el yacimiento pusieron de manifiesto que el fuego había destruido la ciudad, de la que aún queda un grueso estrato calcinado que delata que en su día tuvo que haber soportado temperaturas extremadamente altas”.

Cierto que la presencia de estos restos calcinados es una importante confirmación del relato bíblico sobre la forma en que los israelitas tomaron la ciudad. Pero aún hay más en relación al fuego y su aparición en la escena bélica, pues no solo el incendio confirma la autoría de los israelitas. También es de gran importancia lo que menciona Brian Wood: “la secuencia de acontecimientos”. Y es que la misma Kenyon lo tenía claro: “los muros cayeron antes de propagarse el fuego”.

Un incendio pudo ser causado accidentalmente o por la invasión de otros enemigos de los jericontinos. Pero nunca las estructuras de las casas se derrumban antes de la propagación de las llamas: 

En un incendio que afecte edificaciones, en primer lugar, se consumen los objetos de fácil combustión, como muebles de madera, ropa, etc. Y posteriormente, si el incendio es de suficientes proporciones, sobrevienen los derrumbes cuando las estructuras se consumen o debilitan. Pero según Kenyon, antes del incendio se desplomaron las paredes de las casas.

Por otra parte, está claro que un terremoto origina derrumbes, pero no incendios. Y menos de la envergadura del que calcinó Jericó.

Está claro:  el que primero se produjese el terremoto (justo en el preciso momento que necesitaban los israelitas, como vimos en el post anterior) derribando muralla y casas; y que posteriormente el fuego calcinase la ciudad es lo que señala con terquedad a los israelitas como autores de la conquista de Jericó. Pero poco hubiesen conseguido de no haber estado YAHWEH (JEHOVÁ) dándoles instrucciones precisas a través de Josué.

Así, pues, ya tenemos tres elementos que corroboran la historicidad del relato bíblico sobre la destrucción de Jericó:

  • Las trazas arqueológicas del derribo integral de la muralla.
  • Los estratos calcinados propios de un gran incendio.
  • La secuencia “antinatural” de hechos: Derrumbe de casas primero, y posterior incendio.

Pero aún quedan más elementos que apuntalan la historicidad del relato bíblico y que recoge el documental de Timothy P. Mahoney. Seguiremos con ellos.

 

Enlace al documental : "Patrones de evidencia: El Éxodo".

 

<-- Post anterior Post siguiente -->
Lista de los post sobre historicidad del Éxodo

 

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

7.715.025 Páginas visitadas
2.031.416 Total visitas
≈609.424 Visitantes únicos

 

El 03/12/2022 biblicamente.org recibió notificación de calificación como “sitio web de alto impacto”:

Puede consultar los criterios de selección que utiliza Gitnux para realizar la calificación en el siguiente enlace:

Gitnux: Crieterios de selección.

 

Un versículo para hoy

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode